Cuando amas lo que haces (Parte 1)

Cuando amas lo que haces (Parte 1)

El sitio de camioneros de entre ríos, antes y después.

Hace dos años y medio atrás entraba a trabajar a un sindicato gracias a mi buen amigo Antonio quién siempre me veía con las computadoras y un día decidió darme la oportunidad de trabajar ahí. Si me conocen personalmente no suelo ser una persona que genere seguridad porque mi frase típica es “veremos” pero en el fondo de mi ya encontré la solución, genero una cierta inseguridad pero en el fondo ya se que está todo solucionado, y este buen hombre decidió dar una oportunidad a este chico “inseguro” pero recuerdo muy bien la frase que el me dijo antes de despedirse del Sindicato: “Vos le vas a hacer bien a este sindicato, sos la persona que falta y que nunca sobra”, admiré la confianza que depositaba sobre mi.

Mi amiga Inés utilizando uno de los módulos que había desarrollado.

Ya el primer día en el que me sentaron en la oficina tenía ganas de irme, era mi primer trabajo en una oficina ya que anteriormente había trabajado en la docencia o hacía changas de electricista, arreglaba PC o trabajaba en una huerta, nunca tuve el privilegio de sentarme en una oficina, pocos saben pero era mi sueño. Los primeros meses no lo podía creer era cómo un regalo del cielo y lo era pero no estaba acostumbrado a ciertas cosas que suelen suceder en las oficinas, y esos primeros días no entendía nada, pero nada, así que empecé a abrir los primeros archivos con código para ver de que se trataba todo eso.

En esos dos largos años conocí gente realmente maravillosa, algunas eran como el kiwi (no encontré mejor comparación) por fuera parecían complicadas pero por dentro eran personas realmente interesantes,  tenían los mismos problemas que cualquier ser humano podría tener.

Pero en esos dos años y medio dedique cada uno de mis esfuerzos a mi trabajo, me encantaba lo que hacía y creo que en esos años los sistemas habían mejorado muchísimo, se cumplía lo había dicho Antonio, la página principal de camioneros era un sitio viejo para los que entendemos “puro html” y no tenía muchas funcionalidades así que ahí empezó mi trabajo, hoy ese sitio cuenta con carga de noticias, fotos, un sistema de reserva de salones y quinchos, un sistema para entregar útiles a través de tarjetas magnéticas, localización de las sucursales, administración para las becas de los estudiantes, entre otros que puedo seguir describiendo; Pero mi trabajo no solo era el sitio, en un principio era hacer los carteles y social media del sindicato y también mejorar los sistemas que ya existían, también el SINDI un sistema que lo odie con toda mi alma, bueno no tanto

“La Paz de Dios es mí único objetivo, perdonar hoy* y posponer las decisiones hasta que se haya calmado mi mente”

Pero los que me conocen desde mi secundaría saben que mi objetivo era tener mi propia empresa, empresa de que me preguntaban, no sé les respondía pero la voy a tener. Así que aquí se quebraba mi sueño de oficinista por un sueño aún MÁS GRANDE, así que cómo todo emprendedor, loco y arriesgado, quería más y estaba entre abandonar el trabajo de “mis sueños” o empezar a crear la realidad de mi verdadero sueño y elegí el MÁS GRANDE, renuncie y empecé a trabajar en mi propia empresa llamada GALusDev a veces no sé si es bueno tomar decisiones tan apresurado, pero aprendí a calmarme, en mi billetera tengo una frase escrita que dice “La Paz de Dios es mí único objetivo, perdonar hoy* y posponer las decisiones hasta que se haya calmado mi mente”. Así que está decisión la tome con calma y no en un momento de felicidad ni en un momento de tristeza, en el momento justo, pero tengo total confianza en Dios que nunca me abandonó ni nunca me abandonará.

Hoy gano la mitad de lo que ganaba en la institución, no les voy a mentir que no tuve miedo porque si lo tuve y tengo pero se que vienen grandes cosas y grandes retos.  

*A las personas que nos dañan o nos dañaron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.